7 Dic
¿Cuando un despido se considera nulo?
¿Cuándo un despido se considera nulo?

El despido es una decisión empresarial que supone la extinción del contrato de trabajo. En España, el despido puede ser de tres tipos: nulo, improcedente o procedente.

En este artículo, vamos a analizar en profundidad qué es un despido nulo, en qué casos se puede considerar nulo, cuáles son sus consecuencias y cómo reclamarlo.

Qué es un despido nulo 

El despido nulo es aquel que se produce por motivos discriminatorios o que vulnera los derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador.

En concreto, el artículo 55.5 del Estatuto de los Trabajadores (ET) establece que:

Será nulo el despido que tenga por móvil alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la Ley, o bien se produzca con violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador constitucionalmente reconocidos.

En qué casos un despido se puede considerar nulo

Los casos en los que un despido se puede considerar nulo son los siguientes:

Despidos discriminatorios

Los despidos discriminatorios son aquellos que se producen por motivos prohibidos por la ley. Estos motivos pueden ser:

  • Raza: Un trabajador no puede ser despedido por su raza, etnia o origen.
  • Sexo: Un trabajador no puede ser despedido por su sexo, orientación sexual o identidad de género.
  • Religión: Un trabajador no puede ser despedido por su religión o creencias.
  • Convicciones políticas: Un trabajador no puede ser despedido por sus convicciones políticas.
  • Afiliación sindical: Un trabajador no puede ser despedido por su afiliación sindical.
  • Discapacidad: Un trabajador no puede ser despedido por su discapacidad.
  • Edad: Un trabajador no puede ser despedido por su edad, salvo que haya razones objetivas que lo justifiquen.

Para que un despido se considere discriminatorio, es necesario que se acredite que el motivo del despido fue uno de los prohibidos por la ley.

Esta acreditación puede realizarse mediante pruebas directas, como por ejemplo, que el empresario haya expresado su intención de despedir al trabajador por motivos discriminatorios.

También puede realizarse mediante pruebas indirectas, como por ejemplo, que el trabajador pertenezca a un grupo protegido y que haya sido despedido de forma injustificada.

Despidos que vulneran derechos fundamentales

Los despidos que vulneran derechos fundamentales son aquellos que se producen cuando la causa alegada por el empresario para despedir al trabajador es contraria a los derechos fundamentales y libertades públicas reconocidos en la Constitución Española. Estos derechos pueden ser:

  • Derecho a la libertad de expresión: Un trabajador no puede ser despedido por sus opiniones o manifestaciones, siempre que no atenten contra el honor, la dignidad o la imagen de la empresa.
  • Derecho a la intimidad: Un trabajador no puede ser despedido por razones relacionadas con su vida privada, salvo que estas razones tengan un impacto directo en su trabajo.
  • Derecho a la integridad física y moral: Un trabajador no puede ser despedido por razones que le causen un perjuicio físico o moral.

Para que un despido se considere nulo por vulneración de derechos fundamentales, es necesario que se acredite que la causa alegada por el empresario es contraria a alguno de los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución Española. 

Esta acreditación puede realizarse mediante pruebas directas, como por ejemplo, que la causa alegada por el empresario sea claramente contraria a un derecho fundamental.

También puede realizarse mediante pruebas indirectas, como por ejemplo, que el trabajador haya sido despedido de forma injustificada y que la causa alegada por el empresario sea una excusa para despedirlo por motivos discriminatorios.

Ejemplos de despidos nulos

A continuación se presentan algunos ejemplos de despidos que pueden considerarse nulos:

  • Un trabajador es despedido por su orientación sexual.
  • Una trabajadora es despedida por su embarazo.
  • Un trabajador es despedido por sus opiniones políticas.
  • Un trabajador es despedido por denunciar a su empresa por un delito.
  • Un trabajador es despedido por negarse a realizar un trabajo peligroso.

Es importante tener en cuenta que la calificación de un despido como nulo es una cuestión que debe ser resuelta por los tribunales.

Por ello, si un trabajador considera que ha sido despedido de forma nula, debe ponerse en contacto con un abogado especializado en derecho laboral para que le asesore sobre sus derechos y le ayude a reclamar su indemnización.

Cuáles son las consecuencias directas de un despido nulo

Las consecuencias directas de un despido nulo son las siguientes:

Readmisión del trabajador

La readmisión del trabajador es la principal consecuencia de un despido nulo. El trabajador tiene derecho a que se le reincorpore a su puesto de trabajo en las mismas condiciones que tenía antes del despido.

El empresario tiene el plazo de 15 días hábiles desde la fecha de la sentencia que declare el despido nulo para readmitir al trabajador. Si el empresario no reincorpora al trabajador en el plazo establecido, el trabajador podrá solicitar el abono de una indemnización equivalente a los salarios dejados de percibir desde la fecha en que debió producirse la readmisión.

Indemnización por despido nulo

El trabajador también tiene derecho a una indemnización equivalente a 45 días de salario por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades. Esta indemnización se abona por el empresario, independientemente de que el trabajador sea readmitido o no.

Costas judiciales

El empresario también debe pagar las costas judiciales del procedimiento. Las costas judiciales incluyen los honorarios del abogado y procurador del trabajador, así como las tasas judiciales.

Ejemplos de consecuencias directas de un despido nulo

A continuación se presentan algunos ejemplos de las consecuencias directas de un despido nulo:

  • Un trabajador es despedido por su orientación sexual. El juez declara el despido nulo y el trabajador es readmitido en su puesto de trabajo. El empresario también debe pagarle una indemnización equivalente a 45 días de salario por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades.
     
  • Una trabajadora es despedida por su embarazo. El juez declara el despido nulo y la trabajadora es readmitida en su puesto de trabajo. El empresario también debe pagarle una indemnización equivalente a 45 días de salario por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades.
     
  • Un trabajador es despedido por sus opiniones políticas. El juez declara el despido nulo y el trabajador es readmitido en su puesto de trabajo. El empresario también debe pagarle una indemnización equivalente a 45 días de salario por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades.

Es importante tener en cuenta que las consecuencias directas de un despido nulo pueden variar en función de las circunstancias concretas del caso. Por ello, si un trabajador considera que ha sido despedido de forma nula, debe ponerse en contacto con un abogado especializado en derecho laboral para que le asesore sobre sus derechos y le ayude a reclamar su indemnización.

Cómo reclamar un despido nulo 

1. Recopilación de pruebas

Lo primero que debe hacer el trabajador que considere que ha sido despedido de forma nula es recopilar pruebas que acrediten su derecho a la readmisión. Estas pruebas pueden ser, por ejemplo:

  • Documentos: contratos de trabajo, nóminas, cartas de despido, etc.
  • Testigos: compañeros de trabajo, familiares, etc.
  • Declaraciones: propias o de testigos.

Es importante que el trabajador guarde todos los documentos relacionados con su despido, ya que pueden ser necesarios para la reclamación.

2. Consulta con un abogado

Una vez que el trabajador haya recopilado las pruebas, es recomendable que consulte con un abogado especializado en derecho laboral. El abogado le asesorará sobre sus derechos y le ayudará a preparar la reclamación.

3. Presentación de la papeleta de conciliación

El procedimiento para reclamar un despido nulo comienza con la presentación de una papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC). La papeleta debe presentarse en el plazo de 20 días hábiles desde la fecha de la comunicación del despido.

En la papeleta de conciliación, el trabajador debe manifestar su voluntad de reclamar el despido nulo y solicitar la readmisión en su puesto de trabajo.

4. Conciliación

Si las partes no llegan a un acuerdo en la conciliación, el trabajador debe presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social.

5. Demanda judicial

La demanda debe contener los siguientes datos:

  • Identificación de las partes
  • Exposición de los hechos
  • Argumentación jurídica
  • Solicitud de la readmisión en el puesto de trabajo

6. Práctica de pruebas

Una vez presentada la demanda, el Juzgado de lo Social citará a las partes a una vista oral para la práctica de pruebas.

7.  Sentencia

El Juzgado de lo Social dictará sentencia declarando si el despido es nulo o no.

8. Ejecución de la sentencia

Si la sentencia declara el despido nulo, el empresario tiene el plazo de 15 días hábiles para readmitir al trabajador. Si el empresario no reincorpora al trabajador en el plazo establecido, el trabajador podrá solicitar el abono de una indemnización equivalente a los salarios dejados de percibir desde la fecha en que debió producirse la readmisión.

9. Costas judiciales

En caso de que el despido sea declarado nulo, el empresario debe pagar las costas judiciales del procedimiento. Las costas judiciales incluyen los honorarios del abogado o y procurador del trabajador, así como las tasas judiciales.

10. Posibilidad de recurso

La sentencia del Juzgado de lo Social puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia.

Preguntas y respuestas sobre cuándo se considera un despido nulo

¿Qué diferencia hay entre un despido nulo y un despido improcedente?

La principal diferencia entre un despido nulo y un despido improcedente es que el despido nulo se produce por motivos discriminatorios o que vulneran los derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador, mientras que el despido improcedente se produce por motivos no discriminatorios, pero que no están justificados por la empresa.

En el caso del despido nulo, el trabajador tiene derecho a la readmisión en su puesto de trabajo y a una indemnización equivalente a 45 días de salario por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades. En el caso del despido improcedente, el trabajador tiene derecho a una indemnización equivalente a 33 días de salario por año de servicio, con un máximo de 24 mensualidades.

¿Puede un despido ser nulo y improcedente?

Sí, un despido puede ser nulo y improcedente. Esto ocurre cuando el despido se produce por motivos discriminatorios o que vulneran los derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador, y además no está justificado por la empresa.

En este caso, el trabajador tendrá derecho a las consecuencias de ambos tipos de despido, es decir, a la readmisión en su puesto de trabajo y a una indemnización equivalente a 45 días de salario por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades.

¿Puede un trabajador que ha sido despedido nulo reclamar otras indemnizaciones?

Sí, un trabajador que ha sido despedido nulo puede reclamar otras indemnizaciones, como por ejemplo:

  • Indemnización por daños morales: El trabajador puede reclamar una indemnización por los daños morales que le haya causado el despido nulo.
  • Indemnización por perjuicios económicos: El trabajador puede reclamar una indemnización por los perjuicios económicos que le haya causado el despido nulo, como por ejemplo, la pérdida de antigüedad, la pérdida de oportunidades laborales, etc.

La cuantía de estas indemnizaciones se determinará en función de las circunstancias concretas del caso.

¿Qué debo hacer si me despiden de forma nula?

Si has sido despedido de forma nula, lo primero que debes hacer es contactar con un abogado especializado en derecho laboral. El abogado te asesorará sobre tus derechos y te ayudará a reclamar tu indemnización.

Para reclamar un despido nulo, debes presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social en el plazo de 20 días hábiles desde la fecha de la comunicación del despido.

¿Qué puede hacer un trabajador que ha sido despedido nulo si el empresario no le readmite?

Si el empresario no readmite al trabajador en el plazo de 15 días hábiles desde la fecha de la sentencia que declare el despido nulo, el trabajador podrá solicitar el abono de una indemnización equivalente a los salarios dejados de percibir desde la fecha en que debió producirse la readmisión.

El trabajador también podrá interponer una demanda ante el Juzgado de lo Social para exigir la ejecución de la sentencia. En este caso, el juez podrá ordenar al empresario que readmita al trabajador o que le indemnice.

Conclusión

El despido nulo es una situación complicada que puede tener graves consecuencias para el trabajador. Por ello, es importante que el trabajador que considere que ha sido despedido de forma nula se ponga en contacto con un abogado especializado en derecho laboral para que le asesore sobre sus derechos y le ayude a reclamar su indemnización.

Desde Català Reinón te ofrecemos especialistas en derecho laboral. Puedes encontrarnos en Barcelona, Madrid y Sabadell. 

bufete de abogados català reinon

whatsapp