5 Dic
cuál es el plazo para demandar un despido
Cuál es el plazo para impugnar un despido 

En el ámbito laboral, los despidos pueden generar incertidumbre y preocupación. Uno de los aspectos cruciales es conocer el plazo para impugnar un despido, un proceso que puede tener implicaciones significativas en los derechos de los trabajadores.

En este artículo, exploraremos a fondo cuál es el plazo para impugnar un despido establecido en el contexto legal español y todo lo que debes tener en cuenta si te enfrentas ante una situación así. 

Marco legal del plazo para impugnar un despido 

La ley española establece que el trabajador tiene derecho a impugnar un despido ante la jurisdicción social. Para ello, debe presentar una demanda de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) en un plazo de 20 días hábiles desde la fecha de notificación del despido.

Si la conciliación no tiene éxito, el trabajador puede presentar una demanda de impugnación de despido ante el Juzgado de lo Social del lugar donde se haya producido el despido. En la demanda, el trabajador debe exponer los motivos por los que considera que el despido es ilegal.

El Juzgado de lo Social convocará a las partes a una audiencia previa. En la audiencia previa, las partes intentarán llegar a un acuerdo. Si no se llega a un acuerdo, el Juzgado de lo Social dictará sentencia.

Si el Juzgado de lo Social considera que el despido es ilegal, declarará el despido nulo o improcedente. En el caso de un despido nulo, el trabajador tendrá derecho a la readmisión en su puesto de trabajo y a una indemnización de 45 días de salario por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades. En el caso de un despido improcedente, el trabajador tendrá derecho a una indemnización de 33 días de salario por año de servicio, con un máximo de 24 mensualidades.

El plazo para impugnar un despido es de 20 días hábiles desde la fecha de notificación del despido. Los días hábiles son los días laborables, es decir, los días de la semana que no son sábados, domingos ni festivos.

Si el trabajador no impugna el despido en plazo, se entenderá que ha aceptado el despido y perderá su derecho a reclamar cualquier indemnización o derecho que pudiera corresponderle.

Por lo tanto, es importante que el trabajador conozca el plazo para impugnar un despido, ya que si no lo impugna en plazo, perderá su derecho a reclamar cualquier indemnización o derecho que pudiera corresponderle.

Ausencia de la carta de despido y plazo para impugnar

En ocasiones, los trabajadores pueden encontrarse en la situación en la que no se les proporciona una carta de despido. En estos casos, es fundamental comprender cómo afecta esto al plazo para impugnar el despido.

Cuando no se entrega una carta de despido formal, la ausencia de notificación por escrito puede generar dudas al trabajador. Sin embargo, la falta de la carta no exime al empleador de cumplir con los requisitos legales.

En ausencia de una carta de despido, el plazo para impugnar generalmente comienza a contar desde el momento en que el trabajador tiene conocimiento efectivo del despido. Esto podría incluir situaciones en las que el empleador comunica verbalmente la decisión de terminar la relación laboral.

Por eso, es importante que ante la falta de una carta formal, es crucial que el trabajador documente detalladamente los eventos relacionados con el despido. Esto puede incluir fechas, testigos presentes y cualquier otra información relevante que respalde la impugnación.

Si te encuentras en una situación en la que no se te ha entregado una carta de despido, es aconsejable buscar asesoramiento legal de inmediato. Nuestros abogados laboralistas puede evaluar la situación y proporcionar orientación sobre cómo proceder y cuándo iniciar el proceso de impugnación.

Recuerda que, aunque la falta de una carta de despido puede complicar el proceso, el respeto de los plazos legales sigue siendo fundamental. La asesoría legal te ayudará a tomar las acciones adecuadas para proteger tus derechos en esta situación particular.

¿Puedo demandar el despido fuera de plazo?

En principio, no puedes demandar el despido fuera de plazo. El plazo para impugnar un despido es de 20 días hábiles desde la fecha de notificación del despido. Si no impugnas el despido en plazo, se entenderá que has aceptado el despido y perderás tu derecho a reclamar cualquier indemnización o derecho que pudiera corresponderte.

Sin embargo, existen algunas excepciones a esta regla. Por ejemplo, si el trabajador no impugna el despido en plazo por causas de fuerza mayor, el plazo se entenderá prorrogado. También se puede ampliar el plazo si el trabajador presenta una solicitud de conciliación ante el SMAC antes de que expire el plazo de 20 días hábiles.

En general, es recomendable que el trabajador impugne el despido en plazo, ya que es la única forma de garantizar que tendrá derecho a reclamar cualquier indemnización o derecho que pudiera corresponderle.

Aquí tienes algunos consejos para impugnar un despido:

  • Presenta la demanda de conciliación ante el SMAC lo antes posible.
  • Si la conciliación no tiene éxito, presenta la demanda de impugnación de despido ante el Juzgado de lo Social en el plazo de 20 días hábiles desde la fecha de notificación del despido.
  • En la demanda, expone los motivos por los que consideras que el despido es ilegal.
  • Acude a una consulta con un abogado para que te asesore sobre tus derechos y te ayude a presentar la demanda.

¿Se paraliza el plazo para demandar del despido si hay acto de conciliación? 

Sí, el plazo para demandar el despido se paraliza si hay acto de conciliación. El plazo se suspende desde la presentación de la solicitud de conciliación ante el SMAC hasta la celebración del acto de conciliación, que se debe celebrar en un plazo máximo de 15 días hábiles desde la presentación de la solicitud.

El plazo se reanudará a partir del día siguiente a la celebración del acto de conciliación. Si el acto de conciliación no tiene éxito, el trabajador tendrá un plazo de 10 días hábiles para presentar la demanda de impugnación de despido ante el Juzgado de lo Social.

Por lo tanto, si has sido despedido y quieres impugnar el despido, es importante que presentes la solicitud de conciliación ante el SMAC lo antes posible. Esto te dará más tiempo para preparar la demanda de impugnación de despido.

Pasos a seguir para demandar un despido

Los pasos a seguir para demandar un despido en España son los siguientes:

1. Presentar una solicitud de conciliación ante el SMAC

El primer paso es presentar una solicitud de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC). La solicitud de conciliación se puede presentar de forma presencial o por correo electrónico.

En la solicitud de conciliación, el trabajador debe indicar los siguientes datos:

  • Su nombre y apellidos.
  • Su número de DNI o NIE.
  • Su domicilio.
  • Su número de teléfono y correo electrónico.
  • Los datos de la empresa donde trabajaba.
  • La fecha de notificación del despido.
  • Los motivos por los que considera que el despido es ilegal.

El SMAC convocará a las partes a un acto de conciliación, que se debe celebrar en un plazo máximo de 15 días hábiles desde la presentación de la solicitud.

2. Celebrar el acto de conciliación

En el acto de conciliación, las partes intentarán llegar a un acuerdo sobre el despido. Si las partes llegan a un acuerdo, se redactará un acta de conciliación que tendrá la misma eficacia que una sentencia judicial.

Si las partes no llegan a un acuerdo, se entenderá que la conciliación ha sido infructuosa.

3. Presentar la demanda de impugnación de despido ante el Juzgado de lo Social

Si la conciliación ha sido infructuosa, el trabajador tiene un plazo de 10 días hábiles para presentar la demanda de impugnación de despido ante el Juzgado de lo Social.

La demanda de impugnación de despido debe contener los siguientes datos:

  • Los datos del trabajador y de la empresa.
  • La fecha de notificación del despido.
  • Los motivos por los que se considera que el despido es ilegal.

El Juzgado de lo Social convocará a las partes a una audiencia previa, en la que las partes intentarán llegar a un acuerdo. Si no se llega a un acuerdo, el Juzgado de lo Social dictará sentencia.

4. Sentencia del Juzgado de lo Social

El Juzgado de lo Social puede declarar el despido como procedente, improcedente o nulo.

  • Despido objetivo: El despido es procedente cuando el empresario ha cumplido con todos los requisitos legales para despedir al trabajador por causas económicas, organizativas o de producción. En este caso, el trabajador tiene derecho a una indemnización de 20 días de salario por año de servicio, con un máximo de 12 mensualidades.
     
  • Despido improcedente: El despido es improcedente cuando el empresario no ha cumplido con todos los requisitos legales para despedir al trabajador, pero la causa del despido es legal. En este caso, el trabajador tiene derecho a una indemnización de 33 días de salario por año de servicio, con un máximo de 24 mensualidades.
     
  • Despido nulo: El despido es nulo cuando el empresario ha despedido al trabajador sin causa justificada o por motivos discriminatorios. En este caso, el trabajador tiene derecho a la readmisión en su puesto de trabajo y a una indemnización de 45 días de salario por año de servicio, con un máximo de 42 mensualidades.

Si el Juzgado de lo Social declara el despido como improcedente o nulo, el trabajador puede solicitar la ejecución de la sentencia. La ejecución de la sentencia puede consistir en la readmisión en el trabajo, el abono de la indemnización o la indemnización por daños y perjuicios.

Consejos para demandar un despido

  • Es importante que el trabajador conozca sus derechos y que esté seguro de que el despido es ilegal.
  • Es recomendable que el trabajador acuda a una consulta con un abogado para que le asesore sobre sus derechos y le ayude a presentar la demanda.
  • El trabajador debe presentar la demanda de impugnación de despido en plazo, ya que si no lo hace, perderá su derecho a reclamar cualquier indemnización o derecho que pudiera corresponderle.

Conclusión

En conclusión, comprender cuál es el plazo para impugnar un despido es esencial para proteger los derechos laborales.

La asesoría legal especializada garantiza que se respeten los plazos y se defiendan los intereses del trabajador de manera efectiva. No dudes en contactar a nuestros abogados en Barcelona, abogados en Madrid o abogados en Sabadell, expertos en derecho laboral para  recibir asesoramiento personalizado y enfrentar tu situación laboral con confianza.

Contacta con Català Reinón.

bufete de abogados català reinon

whatsapp