Hay muchas razones para ser emprendedor. En tu caso, quizás sueñes con una libertad que te permita compaginar el trabajo con prioridades como la familia o las aficiones. O, tal vez, desea sentirse satisfecho de que su potencial se está utilizando por completo.

De cualquier manera, si la idea de ser tu propio jefe ha rondado por tu mente, has venido al lugar correcto. Si quieres saber más cosas, siempre puedes leer una revista para emprendedores o una revista para Pymes.

Razones por las que vale la pena ser emprendedor

Libertad y flexibilidad

Una de las principales razones por las que las personas lo toman es la libertad que brinda. Si bien comenzar un negocio requiere mucho trabajo duro y constante, especialmente al principio, podrá tener suficiente flexibilidad para adaptarse a su estilo de vida. Ser capaz de organizar su horario, su entorno de trabajo y poder coordinar sus prioridades son beneficios básicos que no se encuentran a menudo en el trabajo de oficina típico.

Ser tu propio jefe

La seguridad laboral es una alegría que muchas personas buscan cuando deciden iniciar un negocio. Gracias a él, tendrás el control de tu propio destino y podrás organizar tu trabajo a tu manera. No tienes que aguantar la falsa sensación de seguridad que conlleva un trabajo de oficina. Y, lo más importante, ya no enfrentarás el despido inesperado que pondrá tu mundo patas arriba.

Entonces, al elegir ser su propio jefe, también es responsable de todas las decisiones: el éxito o el fracaso de su negocio dependerá totalmente de usted. Una de las razones para ser emprendedor es que no tendrás que rendir cuentas a nadie (excluyendo clientes o inversores por supuesto) y podrás expresar tu visión sin restricciones, más allá de las que tú mismo te impones.

 

Nuevos retos

Como propietario de su propio negocio, es difícil aburrirse. Si bien la carrera en sí ya es uno de los principales desafíos que enfrentarás en la vida, una vez que lo hagas, te darás cuenta de que cada día será diferente.

Lo más probable es que te encuentres con nuevas aventuras diarias. Como describiremos en la siguiente sección, esas son las cosas que lo ayudarán a construir su experiencia, crear anécdotas y también lo mantendrán creciendo.

Desarrollo personal y profesional

Una de las razones más fuertes para convertirte en emprendedor es el aprendizaje continuo en el que estarás inmerso. Con cada nuevo desafío que se presenta cada día, debes aprender a hacer cualquier cosa, incluso lo más inesperado. Los empresarios deben poseer ciertas cualidades, conocimientos de administración, procesos, mercadeo, etc. para poder sobrevivir.

Ser capaz de desarrollar todas estas habilidades requerirá un aprendizaje continuo por parte del emprendedor. En este sentido, el desarrollo de la empresa también es proporcional al desarrollo del emprendedor. Por lo tanto, debes trabajar para desarrollar actitudes, comportamientos o hábitos que te ayuden en tu camino hacia el éxito.

Rentabilidad

Lo más recomendable es evitar que el dinero sea el motivo principal para iniciar un negocio, ya que si se hacen bien las cosas, sumarán extra. Sin embargo, cualquiera sabe que la rentabilidad y la independencia financiera son una de las razones más importantes para convertirse en empresario.

Ser dueño de su propio negocio no limitará sus ingresos potenciales. Al contrario de lo que suele pasar cuando te vuelves parte de una jerarquía organizacional, cuando llegas a cierto punto, es imposible seguir creciendo. Por eso la parte económica es tan importante a la hora de decidir emprender, sobre todo si además de ganar dinero, disfrutas haciendo un trabajo que te apasiona.

Innovación

Tendrás la oportunidad de desarrollar tus ideas e innovaciones. Incluso puedes ser alguien que ha cambiado el mercado con sus productos o servicios hasta el punto de remodelarlo (como Jeff Bezos, Steve Jobs, Elon Musk, Mark Zuckerberg esperan a los visionarios u otras personas exitosas).

Gracias a esto, ya no tendrás que esperar a convencer a uno de tus superiores para que implemente tus ideas, ni esperar a trámites burocráticos que evolucionan a paso de tortuga para ejecutarlas. Recuerde: los empresarios establecen sus propios límites.

Vivir de tu pasión

Mucha gente cree que el éxito es estar satisfecho con tu vida. De ahí la importancia de hacer lo que amas que te motive a seguir adelante cada día. Disfrutar de un trabajo y convertir una pasión en un medio de vida es un lujo que muchos no pueden permitirse. Entonces, una de las razones para ser emprendedor es poder vivir de lo que amas.

Asimismo, como emprendedor, tendrás la libertad de desarrollar tus ideales, vivir coherentemente e incluso desarrollar tu propia cultura organizacional. De esta forma, podrás decidir sobre el espacio para trabajar, el tipo de vestimenta o cuestiones más básicas como la conciliación familiar de los empleados.