El olivo es uno de los cultivos que más contribuye a la economía en amplias zonas de España. También es, con diferencia, el que mayor impacto ha tenido en el paisaje de estas comarcas. En la venta de olivos de hoy, el conocimiento y la experiencia de generaciones se combinan con métodos científicos modernos. Cuestiones como la distancia a la que se plantan los olivos o la mejora de las técnicas de injerto son claves para mejorar la calidad y productividad de los olivares.

¿Cómo y cuándo se plantan los olivos?

El olivo ha adquirido tal importancia económica que se ha invertido mucho tiempo y recursos en investigar los mejores métodos de cultivo y cultivo. Actualmente, el método más común de propagación de olivos es el injerto, que consiste en insertar una rama o yema de la planta en una nueva planta, llamada patrón. De esta forma se pueden reproducir variedades y variedades mejorando así la calidad del olivo.

Otro método de cultivo es la propagación por semilla o hueso de aceituna. Es la forma en que se reproduce la especie, no la variedad, lo que nos interesa proteger porque tiene los niveles de calidad y productividad que nos interesan. Mediante el injerto conseguimos nuestras variedades más interesantes en los olivares.

El injerto de olivo es actualmente la técnica más utilizada en España. Use plántulas producidas en viveros para injertar las variedades más convenientes para los agricultores. De esta forma aseguramos a priori una cierta calidad y productividad del cultivo.

El injerto es la técnica más habitual a la hora de plantar olivos, pero ¿cuándo es el mejor momento para realizar este trabajo? Depende mucho del tipo de injerto que vayamos a hacer, no obstante, por lo general, la época de plantar olivos suele ser otoño o primavera, de forma que podamos evitar el riesgo de las heladas invernales y el calor estival, que no son buenos para desarrollo del olivo. 

Las técnicas de injerto complementan la producción de plantas de olivo en vivero. En los viveros, la reproducción sexual de las plantas se realiza mediante huesos de aceituna. Luego, estas plantas se modifican genéticamente mediante injertos para garantizar que proporcionen la variedad de aceitunas que queremos. El injerto también ayuda a cambiar el tipo de fruta en los árboles más viejos y aumenta el rendimiento de los olivos más viejos.

Es importante elegir cuidadosamente el tipo de rama o brote que se usará para el injerto. De ello depende la calidad de la producción y la variedad que consigamos. Hay tres tipos principales de yemas que se utilizan en el injerto: yemas de madera, yemas de frutas y yemas latentes.

En el olivar se aprovecha de todo, como los retoños del olivo, son brotes secundarios que se podan para que no absorban la savia que necesitan los brotes principales. Estas ramas desechadas se plantan en macetas y se cultivan en el vivero que mencionamos.

¿Cuál es la distancia para plantar olivos?

En los últimos años, hemos sido testigos de una revolución en el éxito de la idea en la forma de cultivar los olivos. En la actualidad coexisten varios tipos de tejidos de cultivo. Encontramos, por tanto, olivos que siguen métodos tradicionales de cuadrícula, así como olivares intensivos e hiperintensivos, y otras disposiciones que permiten mayores densidades de plantas así como altamente mecanizados.