30 Sep
Transferencia
Pagos y transferencias entre países

Su banco debe cobrar las mismas tarifas por pagos en euros dentro de la UE que por transacciones nacionales equivalentes. Esta norma se aplica a cualquier:

  • Transferir dinero entre cuentas bancarias en diferentes países de la UE, por ejemplo transferencia de euros a dólares.
  • Retiro de efectivo en cajeros automáticos en países de la UE
  • Pagar con tarjeta de crédito o débito en toda la UE
  • Transacciones de débito directo

Los bancos establecidos en países de la UE no pertenecientes a la zona euro también deben aplicar esta regla: los pagos en euros hacia o dentro de un país de la UE no pueden ser superiores a las tarifas nacionales pagadas en moneda de ese país.

Pagos online seguros

Si deseas pagar más de 30 EUR en línea, debe utilizar una combinación de al menos dos elementos de autenticación:

  • Lo que tienes (teléfono o lector de tarjetas) y lo que has aprendido (PIN o contraseña).
  • Algo que tengas (teléfono o lector de tarjetas) y algo personal (huella digital).
  • Algo que aprendiste (PIN o contraseña) y algo personal (huella digital).

Los pagos son más seguros y mejor protegidos.

Comisiones por utilizar tu tarjeta

En la UE, al pagar con una tarjeta de crédito o débito, los comerciantes y los bancos no pueden cobrarte ("recargo") solo por usar una determinada tarjeta. Esta regla se aplica a todas las compras que realices con tu tarjeta (ya sea en tienda o en línea), ya sea en tu país o en otro país de la UE.

Las normas de servicios de pago de la UE no se aplican a las tarjetas de crédito y débito emitidas por sistemas de terceros (como American Express o Diners Club), ni a las tarjetas corporativas o "corporate" (pagadas por la empresa): se le puede cobrar una comisión por usarlas.

También debe tener en cuenta que si paga en una moneda de la UE que no sea EUROS, el emisor de la tarjeta puede cobrarle una tarifa de cambio de divisas si usa la tarjeta en otro país. Sin embargo, antes de aceptar la compra, el emisor de su tarjeta, su banco, el comerciante o el sitio web que realiza la acción debe informar el monto de cualquier comisión. La entidad emisora ​​de tu tarjeta deberá comunicarte estas comisiones en las condiciones de tu tarjeta y en una plataforma electrónica de fácil acceso como una página web o aplicación móvil.

Fraudes en pagos y con tarjetas

Si es víctima de un pago o de un fraude con tarjeta de crédito (usando su tarjeta o debitando una cuenta que no autorizó), las normas de la UE limitan la cantidad que puede tener que pagar. En todos los casos, el requerimiento máximo por operaciones fraudulentas es de 50 euros.

Ahora, si no sabe que se ha perdido, robado o malversado (por ejemplo, si alguien pirateó su cuenta o clonó su tarjeta para pagar sin su conocimiento), no tiene que pagar nada. Todos los cargos deben ser asumidos por el banco o el emisor de la tarjeta. Las mismas reglas se aplican si el responsable del siniestro es un empleado de la entidad.

Bloqueo de importes en tu tarjeta

A veces, al reservar en un hotel o alquilar un coche, pueden pedirle los datos de su tarjeta de crédito para garantizar la reserva. Asimismo, al hacer una reserva, el comerciante puede querer retener una cierta cantidad en su tarjeta. Esto significa que el comercio se queda con una parte de tu línea de crédito o saldo de cuenta como depósito para cubrir los gastos que cree que puedes incurrir: servicio de habitaciones, posibles daños a tu vehículo, etc.

El comerciante debe informarle de su intención, y usted debe autorizarlo, y la cantidad exacta a bloquear.

Una vez que haya realizado el pago real (al final de su estadía y pague la habitación con su tarjeta, cuando devuelva el automóvil y pague la factura final, etc.), el banco debe liberar inmediatamente el monto retenido en su tarjeta de crédito.

Discriminación basada en el IBAN

Si quieres realizar transferencias SEPA o adeudos domiciliados SEPA para el pago de alguna factura, comprar productos o servicios en línea, pagar impuestos o recibir devoluciones de impuestos / prestaciones por desempleo u otras ayudas, la cuenta no se puede rechazar por estar situada en un país de la UE diferente al de la contraparte. .

Ésto simplemente se puede aplicar si la contraparte acepta ese tipo de operaciones desde cuentas nacionales. En caso de discriminación basada en el IBAN, se puede presentar una denuncia ante la autoridad competente pertinente del país de la UE de la contraparte.