18 Oct
Instalación eléctrica
Normativas sobre instalaciones eléctricas

 

Garantizar el correcto funcionamiento y la total seguridad debe ser siempre nuestra máxima prioridad cuando se trata de instalaciones eléctricas domésticas. El Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT) es una normativa que recoge las Directivas Técnicas o TIC descritas en BT (desde BT01 a BT51). Resaltaremos lo esencial a saber en una serie de normas diseñadas originalmente para instaladores eléctricos profesionales, pero de aplicación general.

 

Hay que tener en cuenta que, más allá de la seguridad en cuanto a las instalaciones eléctricas, también hay que tener en cuenta la seguridad en relación a los incendios o a tener un buen cerramiento en las ventanas gracias a la carpintería de aluminio.


 

Distribución eléctrica

 

El REBT establece que para instalaciones eléctricas domésticas, el reparto de corriente alterna entre fases debe ser de 230 V, para redes trifásicas de 3 conductores (más utilizadas en circuitos domésticos). Antes de diseñar una instalación, es necesario saber qué carga soportará, es decir, la potencia (en vatios) necesaria para alimentar todos los receptores (luces, electrodomésticos y otros aparatos) que dependen de dicha instalación.

 

La suma de los metros cuadrados de la vivienda y la potencia requerida determinará el nivel de electrificación necesario para cada instalación eléctrica de la vivienda, de la que hablaremos con más detalle más adelante.


 

Acometidas y enlaces

 

Siempre debe tener en cuenta que sólo el personal autorizado por la empresa responsable del suministro de energía eléctrica y profesionales capacitados pueden operar, instalar o quitar conexiones y enlaces a la red de distribución pública. En futuros artículos del mismo blog hablaremos de otros componentes que forman parte de una instalación eléctrica y nos centraremos más en los enganches e instalaciones de enganches.


 

Cuadro de luces (caja de control)

 

Como recomienda la normativa, los paneles de luz deben estar lo más cerca posible de la entrada del ramal eléctrico principal (el ramal del medidor), cerca de la entrada de la casa y a no más de un metro y medio del suelo. y no más de dos metros de altura. No se pueden instalar cajas de luz en determinados espacios especialmente protegidos o potencialmente peligrosos, como cocinas, dormitorios, baños, aseos, o zonas expuestas a la intemperie, como galerías o patios.

 

En el cuadro de control encontramos los elementos básicos de protección, tanto para líneas de distribución general (ICP) como para instalaciones de toda la vivienda y sus líneas individuales y derivadas (ID y PIA).


 

Líneas y derivaciones

 

Los circuitos independientes y los circuitos derivados disponibles en las instalaciones eléctricas domésticas deben estar protegidos con un interruptor automático de corte de todos los polos y pueden activarse y operarse manualmente. El PIA derivado debe garantizar la protección contra cortocircuitos y posibles sobrecargas de la red. También seguiremos la derivación con más detalle en otras publicaciones.


 

Dimensiones de las instalaciones

 

Debido a los propios receptores, sus componentes asociados, sus corrientes armónicas, corrientes de arranque y desfases, las líneas de alimentación al punto de lámpara con la lámpara o tubo de descarga estarán previstas para transmitir la carga. Por tanto, se considerará que la potencia aparente mínima en VA es 1,8 veces la potencia en vatios de la lámpara o tubo de descarga. Cuando se conozca la carga, corriente armónica, corriente de arranque y desequilibrio de fase de cada elemento asociado a la lámpara o tubo de descarga, se aplicará el factor de corrección calculado a partir de estos valores.

 

El factor de potencia de cada spot debe ser corregido a un valor mayor o igual a 0,90. La caída de tensión máxima entre el inicio de la instalación y cualquier otro punto de la instalación será inferior o igual al 3%.

 

El REBT también especifica el diámetro exterior nominal mínimo que debe tener un solo ramal, que se determina en 32 mm. Los conductores deben ser de cobre, de 450/750 V, y deben utilizarse de acuerdo con el código de colores que identifica cada tipo de conductor: verde y amarillo para protectores de tierra, azul para neutro, marrón, negro y gris para fase (los más las instalaciones eléctricas domésticas comunes constan de una sola fase).


 

Actualización acerca de sobretensiones

 

El REBT se actualizó por última vez en enero de 2018 sobre la protección adecuada de edificios con pararrayos. La última edición de la Guía Técnica Suplementaria (ITC) No. 23 establece que se deben usar dispositivos de protección para proteger los hogares de sobretensiones transitorias como los rayos. Con esta medida se pretende paliar cierta confusión sobre esta situación, queda claro que el pararrayos a instalar debe ser de Tipo 1. Esto está en línea con las recomendaciones del Documento Básico (DB) de Seguridad de Uso (SUA) del Pliego de Prescripciones Técnicas de la Edificación (CTE).