16 Mar
animales de compañia
Divorcio con animales de compañía

 

La nueva reforma legal y como afecta al divorcio con animales de compañía.

El pasado 2 de diciembre de 2021 se aprobó por el Congreso de los Diputados la triple reforma legal del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil por la que los animales de compañía, como los perros y los gatos (entre muchos otros), pasarán a tener un estatuto distinto al de los bienes materiales, dejando de ser considerados “cosas” y pasando a ser “seres vivos dotados de sensibilidad”, lo que les otorgará la consideración de miembros de la familia.

 

¿Qué implica esto a la hora de divorciarse?

Que en los casos de separaciones y divorcios, la ley velará por el bienestar del animal, y ambas partes deberán llegar a un acuerdo, y que, en caso de que no se llegue a dicho acuerdo, el juez decidirá.

 

¿En base a qué decidirá el juez?

Por ejemplo, tendrá en cuenta el sufrimiento que le pueda comportar al animal alejarlo de uno de los miembros de la familia o alejarlo del hogar familiar. Además, los jueces podrán decidir otorgar una custodia exclusiva a un miembro de la pareja si el otro ha maltratado o ha amenazado con maltratar al animal de compañía como forma de violencia de género para controlar a la pareja o a los hijos que estos tengan en común.

 

Custodia compartida

Se calcula que aproximadamente 10.000 de las 30.000 parejas que se divorcian en España cada año tienen un animal de compañía, por lo que con esta reforma se podrá dar por fin solución a miles de parejas que conviven con su mascota y que quieren continuar con ella a pesar de su divorcio o separación. La norma regula la custodia compartida de los animales de compañía, y el texto incluye cómo se distribuyen los tiempos y cargas de las mascotas en estas rupturas.

animales de compañia

Otros aspectos de la reforma

A través de esta triple reforma, se ha conseguido también que los animales de compañía no puedan ser hipotecados o embargados en caso de desahucio, tampoco que sean abandonados, ni que se les pueda causar sufrimiento o dolor.

Igualmente, se podrá disponer de ellos por testamento, y existirá la obligación de atenderlos en caso de accidente, lo que evitará situaciones como que en un accidente de tráfico los animales puedan tener la misma consideración que una maleta.